La agresión legítima como requisito de la legítima defensa

La agresión legítima como requisito de la legítima defensa
La legítima defensa es una causa de justificación que supone que la acción típica sea lícita.

Uno de los requisitos para que ésta concurra es que se produzca como consecuencia de una agresión legítima.

Una agresión es la realización de una acción humana dirigida a la producción de la lesión de un bien jurídico en la que concurre conciencia y voluntad de lesión. No caben omisiones ni acciones meramente involuntarias que lesionen el bien jurídico.

Esta agresión debe ser ilegítima, es decir, ilícita y tal ilicitud podrá derivarse de la infracción de las normas de cualquier sector del ordenamiento jurídico.
Copyright © Abogados Penalistas en Madrid · J. López & Asociados · 633 056 477 | Abogado Barcelona