Abogados penalistas: delito de omisión

Abogados penalistas: delito de omisión
No se puede formular un concepto unitario de acción que pueda englobar o comprender tanto el concepto de acción como el de omisión, y por tanto, que pueda cumplir con la llamada función unitaria del sistema del derecho penal. Decíamos también que la única nota en común del concepto de acción y omisión es la capacidad de acción por parte del sujeto, por tanto es preciso diferenciar en dos partes el sistema de derecho penal, por una parte los delitos de acción y por otra los delitos de omisión.

Las disposiciones del derecho penal protegen los bienes jurídicos mediante normas que se conforman como mandatos o como prohibiciones.

En las prohibiciones el legislador trata y quiere evitar la realización de acciones dirigidas por la voluntad a la lesión del bien jurídico. Los mandatos sin embargo adoptan la estructura de órdenes en el sentido de realizar determinadas acciones o conductas para conseguir un fin socialmente valioso o evitar la producción de resultados socialmente no admitidos, es decir, los delitos de omisión consisten precisamente en la infracción de un mandato o de una orden de realizar una determinada acción, los mandaros o las órdenes establecen por tanto el deber de acción, es decir, obligan a actuar de modo que su infracción da lugar a los delitos de omisión.
Anticipamos ya que los delitos de omisión son a su vez de dos clases:

Los denominados propios de omisión, o de omisión pura. Los denominados delitos impropios de omisión también denominados comisión por omisión.

En cuanto a la estructura ontológica de la omisión, la omisión es una forma independiente de conducta humana y consiste en la no realización de una acción que el sujeto podía realizar en la situación concreta en la que se hallaba. Omisión no significa por tanto un mero no hacer nada sino un no hacer una acción posible.
Copyright © Abogado Penalista Madrid - CONSULTA ON-LINE GRATIS - 633 056 477 | Abogado Barcelona